viernes, 25 de julio de 2014

Opinión: Crisis orgánica


J. R. López Padrino

Venezuela es un país que sufre una “crisis orgánica”, en términos gramscianos: Lo viejo no muere y lo nuevo no puede todavía nacer. Se trata de esos momentos históricos en que a las fuerzas dominantes se le fracturan las relaciones entre la sociedad y el Estado y la unidad económico-política.

Lo viejo representado por el fachochavismo aún no termina de morir a pesar de que su cuerpo político ha sido devastado por las metástasis de la corrupción, la descomposición moral, los abusos de poder y las violaciones de los derechos humanos. Lo viejo aún no muere a pesar de que el batiburrillo ideológico del difunto eterno no da para más, y el estiramiento mítico de su figura se agotó. Después de 15 años en el poder, lo viejo se reduce a un capitalismo de Estado-militarizado y salvaje que ha generado hiperinflación, devaluación de nuestra moneda, disminución de la calidad de vida, conculcación de los derechos laborales, escasez de bienes y servicios, mayor pobreza y exclusión social, quiebra de las empresas básicas de Guayana, privatización de PDVSA, deslegitimación del Estado, embestida contra las universidades nacionales, la cultura y la ciencia, así como un mayor desempleo e inseguridad. En la lucha desesperada por detener la muerte de lo viejo el exdiscípulo de Sai Baba y residente de Miraflores se aferra a la figura petrificada de su comandante eterno y profundiza la represión contra los enterradores históricos de su barbarie.

Lo nuevo representado por el ascenso al poder de un proyecto (su nombre poco importa) distinto a lo que representa el fachochavismo no ha podido todavía nacer. La disidencia política que es vital para el buen morir de lo viejo está en crisis, la carcome la carencia de propuestas coherentes que permitan canalizar ese inmenso descontento nacional que se extiende a lo largo y ancho del país. No hay una oposición que le haga oposición al régimen. Una oposición que proponga una salida viable a este caos social-político y económico en el cual esta sumido el país. Una oposición que entienda de una vez por todas que para el nacimiento de lo nuevo es imperativo vincularse a las luchas sociales al margen de las coyunturas electorales. Una oposición que se dote de un mensaje que llegue más allá del universo de la clase media, que toque la conciencia de los más necesitados a fin de consolidar una nueva mayoría. Una oposición que renuncie a ese discurso inmovilista que espera por la implosión del fachochavismo, o la de aquellos identificados con “LaSalida” que ahora promueven otra solución mágica como lo es la Constituyente.

El fachochavismo dominante ha perdido apoyo popular (solo el 15% de votantes participó en los comicios del PSUV) y su capacidad de impulsar su proyecto militarista ha mermado, pero aún cuenta con suficiente fuelle económico con lo que pueden paliar la crisis y posponer su desenlace fatal. Hay que luchar por que lo viejo termine de morir y lo nuevo acabe por nacer para superar esta crisis estructural de largo aliento.

jueves, 24 de julio de 2014

Puerto La Cruz: FESTIVAL EN LA COSTA VOL. 2

Volvió el festival que te alegra el corazón y te pone a bailar el alma! recarguen las pilas que este Sábado 26 de Julio en la plaza de bailoterapia de Pto Principe estaremos presentando la segunda edición de nuestro Festival En La Costa! bandas locales y de varios estados del país, pintura e ilustración en vivo por parte de tus artistas locales favoritos e invitados de otras latitudes, Distros y degustación de comida integral vegana completan nuestra propuesta con la que esperamos que nos acompañes, disfrutes, bailes, te integres, pertenezcas y sientas este movimiento como tuyo!
PUNK=AMISTAD!

Cine y libertad: Un permanente batir de alas






















Iván Darío Álvarez

El universo de la pantalla entraña un infinito de posibilidades, como la libertad. Ésta ha sido un laboratorio de formas y contenidos cinematográficos, de la misma forma que ha querido y ha podido serlo, por ejemplo, el arte: como argumento necesario de los anhelos más sentidos de la historia y las pasiones más íntimas en las que palpita todo lo humano. El cine, como expresión artística, vino a ampliar el espectro de las utopías. La imagen en movimiento fue, desde su inicio, una proyección de libertad y esa ventana indiscreta, multiplicó su horizonte; la hizo revivir en la imaginación, dejando renovada constancia de su lucha contra los dogmas establecidos, los prejuicios, los tabúes o los miedos que le encarcelan el alma.

A partir de su invención, directores y guionistas, desde diversos ángulos, han entablado a través de la cinematografía un dialogo fecundo con la libertad y continúan rastreando el eco de sus pasos por el ancho mundo. No en vano, es gracias a ésta, a su fuerza luminosa, que el cine pulsa por no convertirse únicamente en ese gran hipnotizador de las masas urbanas, quienes a través de la industria generalizada del entretenimiento buscan un pasatiempo más, que en lo posible no contradiga el curso normal de la realidad impuesta. El cine como aventura imaginaria crea espacios de libertad, en los que el pensamiento crítico se manifiesta encontrando un modo contemporáneo de oxigenar la cultura y la libre expresión.

Partiendo, entonces, de un rastreo critico que para nada pretende ser exhaustivo, intentaremos ofrecer un panorama, brindado por los recursos de la cinematografía, a favor de las causas que encarnan las luchas por la libertad. Este recorrido reflexivo quiere dar cuenta de películas ampliamente conocidas, así como también de otras que no gozaron, precisamente por su contenido, de un mayor reconocimiento masivo u oficial, pero que no por ello dejan de ser referentes históricos importantes a la hora de plantear un tema tan afín con la humanidad.

Para nosotros la libertad

"Para nosotros la libertad" (René Clair, 1931) es una comedia musical presentada a través de dos simpáticos presidiarios, cuyo núcleo argumental pone de relieve el cuestionamiento de lo que, más tarde, se consolidaría como la Sociedad de Consumo. Frente a este culto desmesurado al trabajo y al endiosamiento de la producción en serie, René Clair exalta, en esta cinta, un espíritu lúdico pleno de gracia: lo que el yerno de Karl Marx, en un inusual libro, dio en nombrar como El derecho a la pereza. La película de manera intuitiva y sutil, prefigura los debates entre quienes son acérrimos partidarios de una moral del trabajo que condena el ocio, y plantea una disciplina de hierro, en contraposición a los haraganes, quienes desde otra orilla libertaria, ven las fabricas como cárceles sin grilletes y dudan del trabajo obligatorio, en el que no tienen más remedio que ser piezas del engranaje, en la cadena de producción.

La fábrica de René Clair es, efectivamente, una prisión. Los reclusos son trabajadores obedientes y presas de una ideología casi religiosa: el trabajo repetitivo unido a la falacia de que su obligatoriedad se debe llevar con orgullo porque representa la “verdadera libertad”. Sin embargo, por paradojas de la trama, la empresa es cedida a los trabajadores en unas condiciones óptimas de desarrollo automatizado y tecnológico; ellos, dueños de la producción y de su tiempo libre, terminan gozando de su ocio, mientras celebran su buena vida a costa del trabajo realizado por las máquinas. Como nota curiosa de su época, este final utópico, y algo idílico, fue visto por el partido comunista francés como de índole anarquista. En sus memorias René Clair al comentar esa reacción adoptó el rótulo, con la misma ironía con que escribió y dirigió la película.

La clase obrera va al paraíso

La película "La clase obrera va al paraíso" (Elio Petri, 1972) desde otra mirada más escéptica, combate la esclavitud del trabajo, por su violencia y estupidez a la que, en aras del rendimiento en la producción, es sometido el cuerpo y el espíritu. La cinta retrata la vida cotidiana de un obrero siderúrgico, encarnado de manera formidable por el gran actor Gian Maria Volonté. Cuando éste entra en contradicción con el trabajo a destajo, forma mediante la cual las grandes empresas presionaban al trabajador para que en menor tiempo produjera mucho más, pasa de la sumisión mecánica a la rebelión desesperada.

Lo interesante es que el director no nos presenta un obrero idealizado, sino un trabajador poblado de frustraciones sexuales, que al mismo tiempo no soporta su opresiva situación laboral, pero sin ser un revolucionario con conciencia de clase muy firme, como la que esperarían de él sus compañeros marxistas más militantes. Poco a poco el personaje se niega a ser el súper hombre productor eficiente, siempre listo a desafiar sus propias fuerzas e inmolarse al gran becerro de oro que simboliza el capital.

La película igual subraya, cómo la dictadura de la mercancía abruma a los trabajadores, sometiéndolos al aburrimiento inclemente y a la rutina sin pausa de una vida embrutecedora alrededor de una fábrica, hasta agobiarlos y arrastrarlos a la locura. Esta aguda cinta, fue también rechazada por las izquierdas de la época, acusada de exaltar un oportunismo sindical, doctrinario e inoperante que ha convertido sus quimeras sociales en una consigna vacía. La visión sombría de la película, da cuenta de la pasividad y la inmovilidad a la que la clase obrera se ha visto reducida y condenada, al ver sus conquistas sociales truncadas por un capitalismo que, día a día, infla los ejércitos de masas de desempleados y los somete, sin posibilidad de cambio o ninguna esperanza, a duras e injustas condiciones de trabajo.

Libertarias

"Libertarias" (1996) dirigida por el español Vicente Aranda, es una recreación de la novela del escritor catalán Antonio Rabinad, llamada La monja libertaria. Su historia transcurre durante los cruentos sucesos de la guerra civil española que van de 1936 a 1939. En ella se narra la contienda a través de la organización anarquista Mujeres libres, quienes parten hacia el frente al lado de la columna de Durruti para defenderse del alzamiento militar contra la república. En un tono paródico que luego deviene en desgarrador drama, una monja y un cura, al lado de prostitutas redimidas por milicianas y milicianos anarquistas tanto nacionales como extranjeros, van viviendo, desde la lucha en las trincheras, los avatares de la guerra. Allí las mujeres no sólo luchan contra el fascismo, sino al mismo tiempo contra la orden de que no vayan a la guerra para combatir a la par de los hombres. No entienden cómo algunos de sus compañeros libertarios, entre ellos Durruti, su máximo y mitificado líder, deciden por ellas accediendo a los mandatos de militarización y disciplina que van determinando el curso de la contienda.

Los anarquistas quieren, no sólo ganar la guerra, sino también hacer la revolución social. Pronto el avance franquista va minando las ilusiones y las conquistas libertarias logradas a través de las colectivizaciones y la autogestión de las organizaciones populares como la Confederación Nacional de los Trabajadores (CNT) y la Federación Anarquista Ibérica (FAI). La alegría inicial y colectiva que presentan las imágenes, nos contagian del sentido fervor de un pueblo rebelde, quien creyéndose por fin dueño de su destino, sin la tutela del Estado o sin dioses ni amos, entona himnos triunfales celebrando un experimento único en la historia de la libertad.

Por primera vez la utopía pasa del sueño a la realidad, llegando a dar insólita vida a lo que el poeta alemán Hans Magnus Enzensberger calificó en su singular libro como El corto verano de la anarquía. Pronto las fuerzas del orden y la moral restaurarán su reinado de autoridad y obediencia mediante el terror, con el que siempre han sabido demostrar su calculada astucia. Sin duda, la película nos muestra una vez más, cómo, si bien la libertad y el humor hacen buena pareja, así mismo la libertad y la tragedia suelen desembocar en un río turbio cuyo caudal es agitado y tormentoso.

Sacco y Vancetti

"Sacco y Vancetti" (1971) de Giuliano Montaldo, narra cinematográficamente uno de los casos más oprobiosos y desafortunados de la historia judicial de los Estados Unidos, cuando dos atribulados anarquistas italianos fueron injustamente condenados y ejecutados en la silla eléctrica el 23 de agosto de 1927. El ilustre caso sigue siendo un claro ejemplo de cómo la protesta social es fieramente criminalizada y cómo sus mártires son estigmatizados y sentenciados bajo la farsa de la justicia estatal. Ésta pone de manifiesto el lado oscuro que a veces oculta la ley para, al tiempo con sus víctimas, hacer desaparecer los ideales de “un mundo mejor” bajo un manto de silencio sepulcral que pareciera conducir a la muerte y al olvido de toda utopía.

Si bien la película no ignora el anarquismo de sus dos protagonistas, resulta pobre y poco ilustrativa a la hora de dar más peso ideológico a la andadura libertaria que inspiraba sus luchas. En ese momento de la historia obrera, la película no diferencia el tono polémico de las tendencias socialistas y las mete todas en el mismo costal: donde un bolchevique no se distingue de un anarquista, o éstos de un marxista-leninista. La película toca la superficie del altruismo humanista de los dos condenados. La defensa de su ideario es mostrada de forma leve con lugares más bien comunes, los cuales no corresponden a plenitud con lo que en realidad ocurrió. Su vocación ácrata carece de rigor.

Sin embargo, el gran merito de la cinta es situarse en el contexto histórico exacto en que el drama de Nicola Sacco y Bartolomeo Vancetti enfatiza la separación dolorosa de la justicia y la libertad. Ruptura que evidencia la tragedia de la historia de la humanidad y, por ende, cómo el poder tiene casi siempre la misma mascara de la mentira. No obstante para el espectador la película es un documento conmovedor, en el que de forma evidente se demuestra que la historia del movimiento obrero estadounidense corre paralela a la historia de los inmigrantes y de las infamias cometidas en su contra. Un momento lírico a destacar es la hermosa banda sonora de "Balada para Sacco y Vancetti", cantada por la dulce voz de Joan Baez, quien parece llevar pájaros en la garganta y quien rinde con esta canción un sentido homenaje a los atribulados anarcos.

La Patagonia rebelde

"La Patagonia rebelde" (1974) del cineasta argentino Héctor Oliveira, también está basada en hechos históricos que fueron recogidos inicialmente en varios e impresionantes tomos, uno de ellos titulado La Patagonia rebelde, realizados por el historiador y periodista Osvaldo Bayer, en los que visibiliza las luchas sociales del movimiento anarquista en Argentina. Esta crónica cinematográfica denuncia sin ambages, la brutal represión de una huelga de trabajadores patagónicos en 1921, en la cual mil quinientos huelguistas fueron acribillados sin piedad por los militares.

La película saca del olvido momentos vitales, en que el movimiento anarco-sindicalista protagoniza en tierras gauchas, una gesta tan rica como la que se viviera luego en España, donde también fructificó y se forjó con fuerza esta tendencia obrera. Es sabido que la inmigración europea al cono sur atrajo una amplia prole de trabajadores deseosos de mejores oportunidades laborales que llegaron también con sus ideales políticos y sociales. Es así como trabajadores locales y foráneos, agrícolas y urbanos estrechan sus vínculos solidarios y ponen a tambalear estructuras verticales de explotación y dominación.

Por su singular realización y contenido, la película fue censurada y puesta en entredicho por el gobierno populista de Isabel Perón en 1974, después de haber obtenido un considerable éxito en la taquilla. Más tarde, el alcance justiciero de la cinta puso en cintura al director, al guionista y a los actores, durante la dictadura militar, quienes a causa de su participación son forzados a vivir en el exilio. Es así como la libertad proclamada por la vida y luego por el cine, sufre por partida doble un amargo final.

Osvaldo Bayer participó estrechamente en la escritura del guión y abrigaba escribir sobre este tema desde antes de que fuera, paradójicamente, contratado para escribir la historia de la policía de Buenos Aires. Autorizado para consultar los archivos secretos de esta institución, el autor descubre con fascinación las luchas libertarias de los trabajadores patagónicos y termina narrando sus vidas; abandona el encargo de la policía bonaerense y, a la postre, pierde el pleito por incumplimiento del contrato. En contra partida, sus libros al igual que la película tuvieron amplia resonancia internacional y merecidos premios.

Amor y anarquía

"Amor y anarquía" (1973) de la directora Lina Wertmuller, es una película en la que, con un tono bufo, se recrea la relación entre ficción e historia, en el contexto de las luchas sociales del movimiento anarquista italiano, con sus fracasados intentos de poner fin al nefasto reinado del caudillo fascista Benito Mussolini. En ésta, el improvisado aprendiz de anarquista es personificado por la inigualable actuación de Giancarlo Giannini, en una comedia negra llena de equívocos, en la que el idealismo y el absurdo se dan cita con patetismo trágico.

Con esta cinta, la afamada discípula de Federico Fellini, estuvo nominada al Oscar y Giannini, con su actuación de despistado campesino de ojos expresivos, se ganó la Palma de Oro en el Festival de Cannes. A pesar de la gran factura, la magnífica ambientación y el logrado reparto de la película, ésta no deja de generar ciertas dudas: ¿Hasta qué punto se trata de un elogio del anarquismo heroico? ¿Es, o no es, una clara parodia de un cierto tipo de anarquista? ¿Qué intención hay detrás de hacer ver el anarquismo reducido a una violencia desventurada y sin sentido?

El hipotético atentado al Duce, como punto de partida, es motivado por el deseo de venganza infantil, resultado de un recuerdo idealizado y no de la convicción de abrazar, a conciencia, el ideario anti-fascista. No parece mediar una reflexión profunda, en el acto, sino una toma de partido puramente emocional. El típico estereotipo cinematográfico del anarquista de gabán sombrío, con cara siempre de pocos amigos y sin escrúpulos, además de tira bombas, provocador y agente del caos, se muta en este caso en un anarquista campesino por completo ingenuo e incompetente. El crítico norteamericano Richard Porton, en su libro Cine y Anarquía, nos cuenta que “Lina Wertmuller, en realidad estaba más cautivada por el pragmatismo tibio del partido socialista italiano”. Ella misma, dijo de un famoso teórico italiano anarquista que “Malatesta era un ser maravilloso, pero el filosofo de una utopía imposible.” Aun así, a pesar de este posible y polémico reparo, la caricatura crítica al burócrata o híper-macho fascista, antagónico del anarquista, sostiene un tono declaradamente anti-autoritario susceptible a la burla. De igual forma se destaca la disputa de las prostitutas en el burdel para sabotear el atentado a cambio de salvar una vida inocente. Una de ellas arguye un discurso apasionado contra la violencia de los hombres y la inutilidad del sacrificio heroico, desde un reclamo muy sentido en el que la libertad vive y vale mientras se esté vivo.

Cero en conducta

"Cero en conducta" (1933) de Jean Vigo, es una película cuya belleza cinematográfica reside en el manejo de su contenido insumiso y claramente anti-autoritario. Se trata de una rebelión de niños en un internado que, desde un espíritu lúdico y carnavalesco, enfatiza el anarquismo espontáneo de los menores, llevándolos hasta un cielo abierto, en que la única alternativa para escapar de la pétrea autoridad es insubordinarse y huir por los tejados. Esta utopía de la infancia nos muestra unos niños díscolos, lejos de las imágenes de niños angelicales no contaminados. Sus personajes son caracterizados con deliciosos matices no exentos de picardía y malicia. La pandilla de diablillos sublevados conspira contra el orden piramidal de la escuela tradicional, en la que su máximo tutor es un enano. Todo ello combinado por un gusto excelso de imágenes, como la gran batalla onírica de las almohadas, filmada en cámara lenta, en medio de una atmosfera de plumas en las que el caos liberador potencia el deseo festivo contra la opresión.

Jean Vigo deja en la pantalla grande un bello homenaje al anarquismo de su padre, quien fuese asesinado en la cárcel con el cordel de sus propios zapatos y exorciza, de paso y de forma autobiográfica, los fantasmas de su triste infancia, en la que padeció la reclusión en un internado. Lo mejor de este hermoso intento, es que fue auspiciado por un presupuesto en extremo limitado. La pedagogía en contravía de la libertad encuentra, en esta burla inteligente, un antídoto edificante que busca en el patio de recreo, mediante la travesura, un atajo contra los abusos a la infancia, que señala como único culpable la autoridad adulta de la educación convencional. La chispa creadora de Jean Vigo prende un fuego ejemplar al llevar al cine esta crítica al aula, como una ventana reveladora hacia la libertad.

La lengua de las mariposas

"La lengua de las mariposas" (1999) fue adaptada para el cine por José Luis Cuerda y Rafael Azcona tomando como punto de partida dos relatos de la antología de cuentos cortos ¿Qué me quieres amor? del escritor gallego Manuel Rivas. La historia sucede en algún pueblo de Galicia, en la España de 1936, en la que un niño corporiza sus miedos al entrar al colegio. Pronto los temores hacia sus compañeritos y sobre todo a la autoridad del maestro, se ven disipados al descubrir no un aula inhóspita sino a una persona plena de humanismo, cuya forma de establecer su relación pedagógica con los niños, los transporta a un universo donde el conocimiento es una aventura maravillosa. El maestro encanta a los niños al sacarlos del aula y llevarlos al bosque donde les describe las bondades y misterios de la naturaleza. El conocimiento, liberado por el maestro, vuela como una mariposa multicolor en la imaginación del pequeño protagonista.

La película en su subtexto va hilando, a través del padre, el profesor y un contrapunteo con las ideas de la madre, las luchas ideológicas que pujan en el contexto de la república española y que sirven de preludio al estallido de la Guerra Civil. El padre es un sastre de ideas demócratas y anticlericales que enfrenta a su devota esposa por su acentuado catolicismo de claro cuño conservador. El niño es testigo de ese roce cotidiano, en el que el maestro pronto se ve involucrado, gracias a la simpatía que el pequeño y su padre le tienen.

Ese tejido social y cotidiano pronto ira generando una atmósfera en la que las circunstancias históricas desatan su tensa y convulsa carga. Es así como el espectador descubre, al borde del final, que las bondades librepensadoras del maestro, de manera súbita, lo pondrán en la lista negra de los enemigos del orden dictatorial que se cocina con el advenimiento del franquismo. Los signos de transgresión silenciosa del cautivante profesor son sutiles. En ningún momento la narración fílmica nos dice de manera directa que aquel maestro es un fervoroso seguidor de los métodos practicados por la “escuela moderna” cuyo fundador y teórico es el hoy olvidado pedagogo Francisco Ferrer i Guardia; un racionalista anarquista que privilegió la ciencia, por encima de la fe ciega, y por cuyas creencias sociales y políticas será fusilado impunemente, al ser acusado sin pruebas de ser el autor intelectual de un atentado contra Alfonso XIII. Su caso al igual que el de Sacco y Vancetti, con su internacional repudio, le dio la vuelta al mundo.

Sólo una imagen suspicaz nos revela la filiación política del maestro, esto es, cuando el niño lo visita y mira con fascinación su amplia biblioteca. El educador, cómplice de esa atracción, intenta darle al niño un libro para que se lo lleve a su casa: La conquista del pan del príncipe anarquista Pedro Kropotkin, libro de cabecera y de culto popular del movimiento anarquista español. Al instante, se da cuenta de su error y decide a cambio entregarle La isla del tesoro de Robert Louis Stevenson. El final doloroso del que es víctima el maestro deja constancia de la cacería de brujas y el horror perverso de la guerra.

Lucio

"Lucio" (2007) de Aitor Arregi y José María Goenaga, es un documental sui generis, gratamente contado por el mismo Lucio y diversos testigos de su acción. De principio a fin, nos vemos sumergidos en una aventura política que raya en lo increíble, por la espectacularidad burlona e iconoclasta de su extraordinario desafío. La cinta nos presenta la intensa vida de un declarado militante anti-franquista, cuya generosidad, sencillez, inteligencia y talento, le dan brillo a una figura histórica fuera de serie que lucha sin tregua a favor de todas las libertades. El ánimo libertario de Lucio Urtubia es una mezcla de Don Quijote y Robín Hood contemporáneos. Cuesta creer que este hombre, humilde, terco pero transparente sea un ladrón honrado, un solitario capitán Nemo de la nave Utopía que todavía deambula por la geografía de nuestro tiempo.

Su vida comienza en Navarra, en donde crece como parte de una familia pobre, campesina y republicana. Pronto, al tener 5 años estalla la guerra y su terruño, en su gran mayoría, se alía de inmediato al bando franquista. Su familia muerde en silencio el horror de la dictadura. Su padre aunque joven muere de un duro cáncer. Apenas adolescente, en el servicio militar aprende a traficar y a burlar la autoridad. Un día es sorprendido y gracias a un albur de su ácrata destino, se vuelve desertor y huye por los Pirineos para evitar una condena.

En París, Lucio se convierte en albañil y arregla tejados, simpatiza con los comunistas, pero por su talante anti-autoritario, sus camaradas lo rechazan y censuran. Rápidamente se da cuenta que su espíritu de luchador social se encuentra más a gusto en el anarquismo y se afilia a las juventudes agitadoras para que le enseñen francés y para ampliar su cultura política.

En su casa parisina refugia al legendario anarquista Quico Sabaté, quien viene de la clandestinidad y de luchar contra Franco. El viejo libertario se convierte en su maestro, quien se entrega a las autoridades francesas para impedir que éstas lo extraditen. Lucio entre tanto, siguiendo su ejemplo, se estrena como atracador de bancos para poder ayudar a los presos anarquistas. Quico Sabaté recupera su libertad y Lucio le entrega el dinero recaudado, pero una vez éste logra llegar a España, dada su fama y su leyenda, es descubierto y asesinado.

Lucio asqueado por el acto violento que implican los atracos a mano armada, renuncia a esa forma de lucha, pero sin abandonar su rechazo a la dictadura, por ello se dedica, con aireado entusiasmo, a imprimir y a distribuir propaganda anarquista, así como a la falsificación de documentos para ayudar a salir, o entrar a España, a los perseguidos políticos. Se encuentra con Laureano Cerrada, un veterano de la militancia libertaria, que además de haber atentado contra Franco, le enseña parte de sus dones y trucos para elaborar dinero falso. Más tarde, fascinado por el ímpetu de la revolución cubana y queriendo brindarles su desinteresada ayuda, se anima a convencer al guerrillero Ernesto Guevara para que falsifiquen dólares y así poner en jaque la economía gringa, pero el Ché, incrédulo, no se lo toma muy en serio.

Participa en las agitaciones callejeras de mayo del 68 en París, allí se enamora de una estudiante católica con la que tiene una hija, a la par que sigue apoyando todas las luchas posibles en España y en el tercer mundo; falsificando traveler checks, hasta poner de rodillas al banco más rico del planeta y, todo ello, sin beneficiarse ni enriquecerse él mismo.

El relato documental de su odisea como bandido bondadoso, toma un tinte de suspenso policíaco que pronto lo convierte en noticia y en el centro de admiración, no sólo de sus más allegados amigos y copartidarios, sino del inspector que, después de tomarlo preso, no logra encontrar evidencias tangibles en su contra. El desenlace inesperado de este documental, contradice la idea común de que los anarquistas, además de mártires alucinados, son los perdedores de la historia, incluida la española. Su proeza nos demuestra que si de verdad existen héroes, Lucio es uno de los ejemplos vivos de la libertad.

La estrategia del caracol


El cine colombiano, al igual que en muchas partes del mundo, ha querido reflejar, ya sea con los argumentos de la ficción o de la realidad, las peripecias existenciales que en cualquier instancia de la vida, ponen en vilo o en evidencia el alma de la libertad. Uno de esos proyectos que evoca nuestro enfoque, es el que representa la película "La estrategia del Caracol" (1994) del director Sergio Cabrera. El guión se basa en una idea inicial suya, elaborada en compañía del periodista Ramón Jimeno y que luego tendría su versión definitiva de la mano del conocido actor Humberto Dorado, quien también forma parte del reparto.

Es interesante cómo la cinta, intenta mostrar las angustias y las vicisitudes del diverso grupo de vecinos de un inquilinato, en un empobrecido barrio situado en el centro de Bogotá. Cuando éstos se ven sorprendidos por la triste noticia de que su vivienda será convertida en monumento histórico, según dice su dueño, un infame millonario, que en ningún momento se conduele de arrojarlos a todos a la calle. Ante tamaña encrucijada, que pone en juego su lucha por la supervivencia, los co-habitantes emprenden diversas acciones de resistencia, mediante la democracia directa, que van en franca contravía de las órdenes judiciales y policiales aplicadas en su contra. Al no poder vivir donde se quiere y donde medio se puede, la asamblea comunitaria pone en marcha un secreto plan de emergencia, diseñado por un viejo luchador anarquista español, quien pareciera suscribir las celebres palabras de Joseph Proudhon, cuando afirmaba que “la propiedad es un robo”.

Si bien la película sostiene cierta coherencia dramática y en términos generales su argumento es seductor, no deja de presentar algunos huecos dramáticos que le restan consistencia a los personajes. En primera instancia, el relato arranca de manera poco verosímil. Un culebrero, habitante del inquilinato, cuenta todo lo que pasó en la lucha por la recuperación del inmueble, al reportero de un noticiero que ¿quién lo creyera? pareciera tener todo el tiempo, toda la sensibilidad y toda la paciencia para escuchar la odisea de tan largo e intrincado relato. Por otro lado, las caracterizaciones de los personajes no dejan de estar diseñadas bajo ciertos estereotipos gastados que nos trasladan a un viejo teatro panfletario propio de los años 70. A los actores, casi todos provenientes de las exitosas telenovelas colombianas, los vemos carentes de sorpresa, reiterándose en la caricatura con su falta de rigor actoral.

En cuanto al personaje central, el viejo anarquista, carece de encanto y su figura que quisiera ser emblemática, parece encarnar físicamente un Bakunin desaliñado, plano, sin duende y sin alma, todo esto a pesar de que la banda sonora haga guiños de homenaje al anarquismo español con su insigne himno de la guerra civil A las barricadas, y que uno de los personajes que muere en el trámite de la estrategia, sea envuelto en la bandera anarco-sindicalista.

Epílogo breve a favor del cine y la libertad

En resumidas cuentas, la historia del cine es también la historia de la libertad, de sus dudas y de su sentir dramático y utópico que tanto en el celuloide como en la vida: embruja. Su corriente interna fluye a torrentes, sus imágenes jamás se aquietan. La palabra libertad evoca el relámpago, la irrupción del milagro que separa la luz de las tinieblas e ilumina el porvenir, la construcción emancipadora que toma su fuerza del presente y acelera el curso de la historia. La energía de su utopía arde en sus brazas, mantiene vivo el fuego de su pasión crítica. No se deja sobornar, no se detiene ante los muros del malestar humano y los colmillos afilados del poder. Su imaginación y su ética se tejen con una sinceridad irreductible o con un perfume seductor, cuyo aroma embriagador pervive en el aire, en el que se siente su libre peregrinar, su permanente batir de alas.

No es extraño, entonces, que la libertad insista en aprovechar su resplandor cinematográfico, teniendo como foco el arte de la vida, en su lucha por volverse el pan inmortal del espíritu indoblegable, que no cesa en su empeño por convertirse en rito y mito colectivos de una poderosa aurora.

[Tomado de http://revistas.utadeo.edu.co/index.php/RLT/article/viewFile/37/54.]

23 de julio: Exitosa jornada de protesta de los trabajadores en Valencia













LaClase.info

Una clara muestra de las potencialidades de lucha que tiene la clase trabajadora carabobeña se evidenció este miércoles 23 de julio, en la movilización unitaria convocada por diversas corrientes y organizaciones sindicales de la ciudad de Valencia, la cual fue acompañada por dirigentes regionales y nacionales. A pesar de la dispersión, de la violenta ofensiva que desarrollan los patronos del sector público y privado, de la persecución sindical, de la criminalización de la protesta y de las acciones divisionistas y sectarias de sectores minoritarios que pretendieron desmovilizar a los trabajadores, más de quinientos trabajadores respondieron al llamado a la lucha y desfilaron por la Zona Industrial Sur de Valencia.

La movilización de protesta reivindicando los derechos de los trabajadores partió a las diez de la mañana desde las instalaciones de Civetchi (Consorcio Industrial Venezolano de Tecnología China), empresa de capital mixto venezolano-chino que por más de dos años viene agrediendo en forma sistemática a sus trabajadores al punto de que varios directivos sindicales se encuentran presos acusados por los patronos de supuestas prácticas extorsivas y se mantiene congelada la negociación del contrato colectivo, con la anuencia de la inspectoría del trabajo y del gobierno nacional.

Entre los participantes se destacaron las nutridas delegaciones de trabajadores de la multinacional Gerber (Nestlé), de Tessco C.A, de la empresa estatizada Rialca en la cual sus trabajadores reclaman negociación de contrato colectivo y libertad sindical, de Petrocasa, de los trabajadores organizados en Fetrameco y trabajadores de Corpoelec. Sobresalió el invaluable esfuerzo que hicieron los compañeros de la Fuerza Laboral del Eje Costero que se desplazaron desde Morón y Puerto Cabello, de los sindicatos de trabajadores de Ferralca, de la industria petrolera y de los compañeros de Dianca, Egleé Lamas y William Mora, quienes resisten a la ofensiva de la patronal que pretende criminalizar su justo reclamo de libertad sindical y negociación de contrato colectivo.

Desde el estado Lara se hicieron presentes los compañeros del sindicato de los trabajadores cementeros que reclaman respeto a la organización sindical y el reintegro inmediato del compañero Orlando Chirinos despedido en forma arbitraria; la valerosa compañera Osmary Escalona, del sector de la salud, que ha sido nuevamente despedida por la burocracia que tiene bajo su control la administración de los centros hospitalarios en el Estado; así como los compañeros del Topo Obrero y varios dirigentes sindicales de empresas en conflicto.

Desde Barinas se hizo presente una delegación de empleados de la administración pública y de empresas privadas. De Maracay llegaron trabajadores de la industria eléctrica, mientras que desde el estado Bolívar se hizo presente el compañero Henry Arias, del Sindicato de Trabajadores de Alcasa, recientemente reelegido como Secretario General de la organización sindical. Entre los dirigentes nacionales se destacó la presencia de la compañera Marcela Máspero de la UNT, Orlando Chirino de C-cura, Rodrigo Penso y Froylan Barrios de Fadess, resaltando el carácter unitario de la jornada de protesta realizada por los trabajadores en Valencia.

Divisionistas y sectarios atentaron contra la jornada unitaria

Contrastó con esta importante jornada de lucha unitaria, las posturas sectarias de sectores minoritarios, agrupados en la Corriente Cruz Villegas y el Partido Comunista de Venezuela, quienes a última hora desistieron participar de la movilización, utilizando argumentos sectarios y divisionistas.

Lastimosamente esta visión sectaria también se hizo presente al finalizar la movilización, cuando otro reducido grupo de dirigentes sindicales, utilizando una postura equivocada quisieron impedir que dirigentes nacionales de los trabajadores presentaran su visión ante los medios de comunicación.

Por fortuna la intervención de compañeros que presentaban su saludo desde la tarima, insistieron en el llamado a la unidad, no importando la procedencia política, sindical o geográfica de los participantes, ya que lo más importante a rescatar en la presente coyuntura es la unidad de los trabajadores para enfrentar a los patronos del sector público y privado quienes adelantan una violenta ofensiva y preparan un paquetazo de medidas de ajuste que tendrá hondas repercusiones sobre el salario, la estabilidad en el trabajo, los contratos colectivos, la autonomía sindical y el derecho a la protesta.

Por todas estas razones, no dudamos en calificar como exitosa la jornada realizada este miércoles 23 de julio en Valencia y felicitamos a los convocantes, Fusbec-UNT, Fadess, Flec, C_Cura, Opción Obrera y el Topo Obrero.

Aspiramos que en las próximas acciones de protesta podamos contar con la presencia de otros destacamentos importantes de trabajadores en conflicto, en particular de los compañeros que atraviesan graves dificultades como los de la industria automotriz y autopartista agrupada en la Fusbaac que preside el compañero Chrystian Pereira de la multinacional Chrysler, quienes lastimosamente y pese a la amplia difusión de la convocatoria no se hicieron presentes, desperdiciándose la gran oportunidad de haber potenciado la justa acción de protestas de la clase trabajadora carabobeña.

[Fuente: http://web.laclase.info/content/exitosa-jornada-de-protesta-de-los-trabajadores-en-valencia.]

“A los zapatistas no les interesa el poder, sino construir su autonomía”


Grupo Anarquista Higinio Carroceras (Asturias)

El profesor de psicología social de la Universidad de Querétaro (México) Gregorio Iglesias explicó ayer [7 de julio] que el movimiento zapatista evoluciona cada vez más hacia postulados libertarios y ácratas, tanto por sus afinidades en la manera de organizar y entender la sociedad, como en su relación fraterna con grupos anarquistas mexicanos. Cree que ello es debido, en parte, a la propia cultura indígena como a la influencia de las ideas de Ricardo Flores Magón en muchas de las comunidades rebeldes. Iglesias mantuvo un fraternal encuentro en Oviedo con un grupo de libertarios asturianos y simpatizantes del mundo zapatista.

La tertulia, organizada por el grupo anarquista Higinio Carrocera, suscitó gran interés entre los asistentes, que hicieron muchas preguntas al ponente sobre la situación actual del movimiento zapatista, el asesinato de Galeano, la destrucción de La Escuelita y la VI Conferencia de la Selva Lacandona.

La convergencia del zapatismo con el anarquismo comienza en 2005, con un distanciamiento de este movimiento con las fuerzas políticas institucionalizadas. Además ,ya en 2001 habían roto su interlocución con con el Estado. Ese espíritu libertario, explicó Gregorio, se materializa en la VI Declaración de la Selva Lacandona que es la que está vigente en la actualidad. Y a pesar de que el subcomandante Marcos nunca hizo un llamamiento ni a votar ni a no votar, la izquierda mexicana le responsabilizó de favorecer el triunfo de la derecha y dejar fuera del gobierno a López Obrador, del PRD. Entonces, los zapatistas dejaron claro que su vía de lucha no eran las elecciones sino la construcción de su autonomía. “Ellos no dicen a la gente no zapatista lo que tiene que hacer pero piden a cambio que no les digan a ellos lo que tienen que hacer”.

Este alejamiento de posturas institucionalistas se materializa en “la otra campaña” de Marcos, paralela a la electoral iniciada por los partidos mexicanos en la que el subcomandante recorrió todo el país para entrevistarse con trabajadores y campesinos, estudiantes y vecinos y explicar así su lucha. En esos encuentros recogió la sensación de aplastamiento y la inquietud de los últimos seis años desde las políticas neoliberales contra el pueblo.

Paralelamente a este alejamiento del zapatismo de la vía política institucional, los medios de comunicación se alejan del zapatismo, explica Iglesias. quien mencionó un dicho zapatista que señala: “ver impide pensar en lo que no se ve”, en referencia al poder hinóptico de los medios de comunicación audiovisuales sobre la población. Se dan cuenta entonces que la causa zapatista no cabe en ese mundo de los mass media por lo que buscan otras maneras alternativas de comunicarse entre ellos  superando el ámbito indígena, llegando a todo el mundo.

En estos últimos años, explica el profesor mexicano, “construimos las cosas como queremos, hasta poniendo nuevos nombres a los pueblos y localidades”. Los municipios rebeldes de Chiapas se agrupan en caracoles en el ámbito municipal, utilizando tradiciones aprendidas en luchas indígenas y urbanas. Se crean las juntas de buen gobierno, integradas por grupos de 8 personas que gestionan por mandato del pueblo las cosas públicas durante dos semanas y sin estar remunerados sus cargos.

Iglesias explicó con detalle su experiencia en la Escuelita Zapatista, a la que fue invitado junto a casi dos mil personas más afines al movimiento zapatista o integrantes de los comités de apoyo de todo el mundo. Allí pudieron observar su manera de producir, de organizarse y de repartir la riqueza producida por todos, un sistema social y económico absolutamente autónomo de las instituciones estatales y que está funcionando mejor que el de las comunidades que sí aceptan las ayudas y los planes gubernamentales. Los cinco caracoles de Chiapas han conseguido además no generar apenas basura, dado que todo se recicla, por lo que se observa una gran limpieza en los pueblos.

A la gente de estos pueblos “les gusta mucho dialogar e intercambiar ideas, pues sus métodos educativos están fuera de los programas estatales”. Tampoco quieren recibir ayudas del gobierno, algo que ha suscitado algunas fricciones entre la población, dividida entre zapatistas y no zapatistas. Sobre esta división, Gregorio explicó que por ejemplo el abuso del alcohol entre los vecinos no zapatistas genera situaciones de violencia que han conseguido sin embargo eliminar entre los zapatistas, que prácticamente ya no consumen bebidas alcohólicas.

Esta violencia eclosionó con el asesinato de un vecino zapatista: Galeano, a consecuencia de un ataque de los no zapatistas que controlaban una mina. Luego vino también la destrucción de la escuelita. Aquí los medios de comunicación se empiezan a distanciar del zapatismo, manipulando el relato de los hechos.

Rebeldía zapatista

Después de estos hechos los zapatistas tienen que suspender numerosas actividades y crean la revista Rebeldía Zapatista elaborada por las bases y a la que invitan también a gente de fuera, entre ellos “sus hermanos anarquistas” que ya habían participado en la escuelita.

A finales del 2012 se produce una protesta en México que genera destrozos y enfrentamientos entre manifestantes y policía. Empiezan a culpar a los anarquistas de ser los causantes del vandalismo. Lo mismo ocurre en la marcha de 2013 (octubre) en memoria de la matanza de estudiantes. Vuelve a haber combates con la policia y nuevamente cuelgan el sambenito a los anarquistas. En esos días a Manuel López El Tripa le estalla un artefacto que llevaba en su mochila para atentar contra el PRI y la oficina electoral. Es detenido y recibe torturas en la cárcel. Aparecen algunos anarquistas insurreccionalistas que dicen actuar individualmente, como Mario González, que también es detenido. Otras dos personas, canadienses y un mexicano son detenidos por colocar explosivos en concesionarios de coches y en el Ministerio de Transporte.

Marcos y los zapatistas se solidarizan con estos detenidos e ironizan sobre la propaganda del gobierno de que todos los males los provocan los anarquistas, denunciando la criminalización de las luchas sociales. Por eso les abre un espacio en la revista, explica Gregorio.
Hoy el zapatismo está en una fase de “construcción de su autonomía” y en ese proceso está utilizando muchas de las tácticas y finalidades del anarquismo. Gregorio enumera algunas: la tradición del consenso, la horizontalidad en la toma de decisiones “y a pesar de que tienen un ejército que se rige militarmente, es decir, jerárquicamente, éste obedece los mandatos de las bases a través de las juntas de buen gobierno, por lo que depende del poder civil”.

Otra de las convergencias con el anarquismo del movimiento zapatista es “el nulo interés por la vía política institucional para conseguir una cuota de poder. No les interesa tomar el poder sino construir su autonomía. Como los anarquistas, los zapatistas tienen también una vocación internacionalista ya que “su lucha va más allá del indigenismo” de ahí su concepto de Tercera Guerra Mundial, la que ha emprendido el Neoliberalismo contra la humanidad.

[Tomado de http://grupoanarquistahc.wordpress.com/2014/07/08/a-los-zapatistas-no-les-interesa-el-poder-sino-construir-su-autonomia.]

miércoles, 23 de julio de 2014

México: Manifiesto del Bloque Libertario UNAM


Bloque Libertario Universidad Nacional Autónoma de México

A la comunidad Universitaria, a los jóvenes estudiantes, indígenas, artistas, poetas, comunistas, socialistas, anarquistas, explotados, científicos, a los que fueron jóvenes y a quienes pronto lo serán y al pueblo en general:

El día de hoy, estudiantes conscientes ante la problemática social que nos atañe, hemos decidido organizarnos en el BLOQUE LIBERTARIO UNAM con el fin de obtener propuestas viables a la Acción Directa, buscando la inclusión y unificación de las diversas luchas que se han venido desarrollando en los últimos años.

Tenemos como planteamiento practico-ideológico ser:

1.- Anti estatistas; ya que el poder del Estado ha esclavizado mediante la institucionalidad jurídica, nuestra Libertad política y moral.

2.- Anti corporativistas; debido a que la acumulación financiera de las grandes corporaciones bancarias han violentado económicamente nuestras condiciones materiales de vida.

3.- Anti nacionalistas y Anti patriotas; ya que este tipo de conductas ocasionan la división y clasificación de la humanidad, olvidando que entre nosotros somos criaturas esencialmente iguales.

4.- Anti teístas; dado que las diversas religiones impiden el progreso del método empírico del pensamiento, que origina el desarrollo científico, intelectual y filosófico en busca de la libertad humana.

5.- Anti carcelarios; Coincidimos plenamente con Piotr Kropotkin cuando dice que con las prisiones no hay nada que mejor que hacer salvo demolerlas. El sistema carcelario no es más que un instrumento de control del poder, además de un negocio con grandes ganancias.

Nuestra manera de actuar se basa en convertirnos en Entes que rompan con la pasividad mediática en las que nos han esclavizado. Buscamos la emancipación de la humanidad, a través del desarrollo de gestiones culturales, artísticas e intelectuales que construyan una lucha viable y afín con la acción directa.

“El verdadero valor de la vida no se encuentra en preservarla a cualquier precio, sino en arriesgarla en la búsqueda de algo mejor” – Xosé Tarrío Gonzales

“Por mi Raza Combatiente hablará el Espíritu Pensante”

¡Presxs Políticos Libertad!

¡Fuego a la Cárcel!

¡Autonomía, Autogestión y Acción Directa para la Liberación!

[Mas info en https://www.facebook.com/HistoriayOrganizacionUNAM.]

10 argumentos en DD HH para rechazar la militarización de Venezuela


Infografía difundida por Provea

































































El Estado criminaliza protesta de trabajadores en Astillero de Puerto Cabello


[Nota de El Libertario: reproducimos tres reportes periodísticos que dan cuenta del ataque judicial del cual son víctimas los trabajadores de esta empresa propiedad del "gobierno socialista con presidente obrero".]

* Trabajadores de Astilleros Dianca se movilizaron hasta los tribunales penales en Puerto Cabello

Prensa Unete

Hace pocos momentos trabajadores de la Fuerza Laboral del Eje Costeño marcharan para acompañar a los líderes sindicales de los Astilleros estatales DIANCA hasta la sede de los Tribunal Penales en la ciudad de Puerto cabello, en el Estado Carabobo.

Según indicó William Mora directivo sindical en DIANCA, los trabajadores marcharon desde el terminal de pasajeros hasta la sede de los Tribunales Penales de Puerto cabello, lugar donde se llevará a cabo el juicio de varios líderes sindicales de este Astillero, luego que el pasado año 2013 dirigentes de esta organización manifestaran públicamente que la gerencia de esta empresa Estatal estaría incursa en malos manejos y corrupción.

Los manifestantes expresaron su respaldo a las luchas de estos trabajadores, a la vez que rechazaron lo que a su juicio es una persecución por parte de la directiva y autoridades de DIANCA.

Mora explicó que el presidente de esta empresa los acusó penalmente por difamación e injuria, sin embargo afirman tener la pruebas que soportan sus denuncias, y que la acción es solo una muestra más de la política de intimidación para que cesen en la lucha por mejoras la condiciones del astillero, no solo laborales, sino de sus instalaciones y funcionamiento. Informo además que existe 67 calificaciones de despido, las misma incluyen a todas la junta directiva del sindicato y 14 delegados de prevención.

El líder obrero hizo un llamado a que cese los hostigamientos y persecuciones en contra de los trabajadores, a la vez que abogó por que el contrato colectivo firmado será homologado ante la situación precaria de las condiciones laborales.

[Fuente:  http://www.aporrea.org/trabajadores/n254875.html]

* Hay más de mil 500 casos contra sindicalistas en el país

Dirigentes sindicales pertenecientes a la Fuerza Laboral del Eje Costero (Flec) acompañaron este martes 22/7 a los sindicalistas Eglée Lamas y William Mora hasta el Circuito Judicial de Puerto Cabello, para cumplir con la primera audiencia oral y pública por el caso de injuria interpuesto por el presidente de Dianca, Franklin Zeltzer Malpica.

Elio Rodríguez, perteneciente al Flec, detalló que éste es un caso más de amedrentamiento por denunciar los problemas que existen en el astillero porteño, y precisó que en el país hay más de mil 500 procedimientos judiciales contra dirigentes sindicales, como medida de presión.

Rodríguez afirmó que los representantes de Dianca realizaron un cambio de turno, para evitar que los trabajadores apoyaran a su dirigencia sindical.

El presidente de la Comisión de Asuntos Laborales del Consejo Legislativo de Carabobo (Clbec), Arvilio Hidalgo, explicó que desde este organismo han intentado realizar mesas de trabajo para evitar este tipo de acciones en contra de los trabajadores, pero no ha sido posible, por lo que solicitó una vez más la destitución del coordinador regional central del Ministerio de Trabajo, José Aponte.

Se supo que este martes solo pudo declarar la dirigente Eglée Lamas; sin embargo, será en los próximos días cuando ofrezcan mayores detalles.

[Fuente: http://epaper.notitarde.com/xml_epaper/LACOSTA/23_07_2014/pla_102_General/xml_arts/art_2202211.xml]

* Rechazan criminalización de la protesta en Dianca

La brutal persecución contra los dirigentes sindicales y los trabajadores de la empresa naviera estatal Dianca no da tregua. Este viernes 18/7 la compañera Egleé Lamas y el compañero William Mora, Secretaria General y Secretario de Organización respectivamente, del Sindicato de Trabajadores de Dianca debieron presentarse ante los Tribunales de Puerto Cabello, para responder ante las imputaciones por injuria y calumnia que les hiciera el presidente de la compañía.

No contentos con desconocer a la organización sindical y negarse durante muchos años a materializar la negociación del contrato colectivo de trabajo, a los burócratas gubernamentales que se encuentran al frente de la naviera no les tembló el pulso para incriminar en forma malintencionada a los dos dirigentes sindicales y 64 trabajadores de base por el “delito” de denunciar en forma valiente la negligencia, la ineficiencia, la corrupción y la persecución a los trabajadores.

Para responder a esta agresión gubernamental y de los administradores de la empresa, la dirigencia sindical de los municipios de Puerto Cabello y Morón, acompañados de integrantes del Frente Laboral del Eje Costero (Flec), de la Federación Unitaria de Sindicatos Bolivarianos del Estado Carabobo (Fusbec) y de la Corriente Clasista, Unitaria, Revolucionaria y Autónoma (C-cura) se hicieron presentes en el Tribunal para brindar su solidaridad incondicional con los trabajadores y dirigentes sindicales de Dianca, la mañana de este martes 22 de julio.

Frente a los medios de comunicación, los dirigentes denunciaron la represión y la criminalización de la protesta de la clase trabajadora venezolana y aprovecharon la oportunidad para hacer la convocatoria a la movilización que se realizará este miércoles 23 de julio a partir de las 9 de la mañana en la ciudad de Valencia. Esta jornada de protesta tendrá como punto de partida las instalaciones de la empresa Civetchi y finalizará en las inmediaciones del Centro Comercial Paseo de las Industrias.

[Fuente: http://web.laclase.info/content/rechazan-criminalizacion-de-la-protesta-en-dianca/.]

martes, 22 de julio de 2014

Con la entrega de Las Cristinas a los chinos, Maduro continúa planes extractivos iniciados por Rafael Caldera

Redacción 

En los recientes convenios comerciales realizados con transnacionales chinas, el presidente Nicolás Maduro anunció que empresas de ese país profundizarán extractivismo en el país, como por ejemplo la explotación de la mina de oro "Las Cristinas" ubicada en el estado Bolívar. La nota de prensa difundida por Telesur lo resume de la siguiente manera: "La empresa Citic Group también intervendrá en el desarrollo agroindustrial para el país, así como en la inversión petrolera, además de la creación de un mapa minero y la explotación de Las Cristinas, yacimiento minero ubicado en el estado Bolívar (sur)".

Según la misma Telesur "las minas de oro Las Cristinas es el segundo yacimiento aurífero más importante de Latinoamérica (...) Las Cristinas contiene 323 millones de toneladas de mineral, de los cuales los depósitos Conductora y Cuatro Muerto contienen 286 millones de toneladas con una ley de 1,13 gramos por tonelada (g/t)". El yacimiento estuvo operado hasta el año 2010 por transnacionales: las sociedades extranjeras Placer Dome, Canadá, y la multinacional Cristalex. Ese año fue estatizada, con mucha propaganda por parte del gobierno bolivariano, la cual incluso fue difundida por sitios webs internacionales. En ese momento el presidente Chávez afirmó: "Las Cristinas, esa mina es venezolana y la habían entregado a unas transnacionales; anuncio al mundo que la recuperó el gobierno revolucionario, así como la mina Las Brisas, esos recursos minerales son para los venezolanos, no para las transnacionales".

Con el anuncio de Maduro se hace realidad la conformación de una empresa mixta, con mayoría estatal, para la explotación de la mina. Durante el 2008 información oficial difundida por Telesur afirmaba que la Sierra de Imataca, donde se encuentra la mina, era una zona "escasamente habitada por grupos indígenas". Grupos ambientalistas han contrariado esta sentencia, nombrando las etnias que serán afectadas por la explotación: "-Es- una región habitada ancestralmente por las etnias Warao hacia el Norte, Kariña en la parte media, Pemón y Akawaio hacia el Sur". 

¿Quiénes han muerto en el actual ataque a Gaza? - Infografía





















The Washington Post (21/7/14)

Las fuentes de estas cifras de bajas son la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU, el Centro Palestino para Derechos Humanos y las Fuerzas de "Defensa" israelíes.



Entrevista al Clítoris


Carlos Francisco Fernández

* El órgano femenino admite que no es fácil hablar de él. "Soy el más estigmatizado y perseguido".

Contrario a lo esperado, no fue difícil contactar al clítoris para esta entrevista. Bastó una llamada y una invitación a sentarse en el banquillo de los órganos para que aceptara. “Y eso –dice este órgano eminentemente femenino- que no estoy acostumbrado a que los periodistas me busquen… Es más, me da la impresión de que también me evitan”. Dice vivir sorprendido por el resquemor que genera en muchos la sola mención de su nombre y asegura, sin titubear, que “soy el órgano más estigmatizado y perseguido de la historia, sobre todo en ciertas culturas, tal vez porque fui creado para cumplir con una única función: proporcionar placer”.

° ¿Por qué se llama así?

Mi nombre tiene origen en la palabra griega kleitoris, que significa “pequeña elevación”. Y déjeme decirle que aunque me llamo así desde que me conozco, durante diez siglos se ocultó mi existencia…

° ¿Y eso por qué?

Créame que durante la Edad Media, e incluso mucho más allá de la época moderna, hablar de mí se consideraba pecado. Entienda usted que habito en una parte del cuerpo femenino que aún hoy genera sonrojos.

lunes, 21 de julio de 2014

Se cancela el encuentro de Merida

Saludos a todos.
Debido a circunstancias ajenas a nuestra voluntad nos vemos obligados
a cancelar el encuentro de este año en Merida.
Entendemos que debido a la situación económica tan dificil que
atravesamos muchos compañeros que en principio asistirían luego les
fue imposible. Esto sumado a que la dueña de la casa (a diferencia de
los años anteriores) nos pidió el dinero completo antes de que
pudieramos llevar a cabo el encuentro, nos dejan planteandonos muchas
cosas con respecto a la organización de un evento autogestionado en un
espacio que, a pesar de reunir las características necesarias, supone
un esfuerzo económico imposible de enfrentar por los organizadores al
día de hoy.
Agradecemos de antemano a todas aquellas personas que nos enviaron su
colaboración económica, les será devuelta lo antes posible.

Saludos.

Opinión: Mujeres rechazan minería en la Gran Sabana

Rafael Uzcátegui
El 10 de febrero de 2013 se realizó en la Gran Sabana una trascendental reunión de 5 horas. Sus asistentes fueron el gobernador del estado Bolívar, Francisco Rangel Gómez; el comandante de la FANB, Wilmer Barrientos; La ministra de pueblos Indígena, Aloha Núñez y varios capitanes indígenas de la zona, quienes son las autoridades tradicionales de las comunidades, mayoritariamente de la etnia pemón. Uno de los acuerdos del cónclave fue la promoción de la actividad minera “artesanal” en territorios indígenas bajo la supervisión de los capitanes generales. En la reunión los propios indígenas se comprometieron a trabajar de forma responsable, recuperando las áreas intervenidas y trabajando con equipos de “baja cilindrada” para sustentarse y alimentar a sus familias sin dañar la naturaleza. Desde ese día cada vez más indígenas han abandonado sus economías tradicionales para incorporarse a la búsqueda de oro y diamante. No obstante, las evidencias de la destrucción ambiental son evidentes, pues la pequeña minería sólo se diferencia de la grande por sus volúmenes de extracción. La deforestación y el uso de mercurio, en menos intensidad, siguen estando presentes.

Mientras los hombres han sido seducidos por las minas, que les permitirían acceder al estilo de vida y consumo de los citadinos, las mujeres indígenas han sido testigos de las consecuencias: Aparición de enfermedades antes inexistentes, aumento de la violencia en las comunidades (agresiones, homicidios y violaciones), tráfico de drogas y acentuación del alcoholismo, así como la prostitución de mujeres y niñas. Los cambios culturales y sociales experimentados dentro de las comunidades, hoy aledañas a las minas, escandalizaría a un estudiante de antropología de primer semestre. El progresivo asentamiento de mineros profesionales y garimpeiros es otra realidad. Y hay quienes afirman en voz baja, por temor a las represalias, que los indígenas que defienden la minería en realidad son sus trabajadores, contratados en condiciones que recuerdan los días de colonización. La estrategia ha sido efectiva: Para poder escudriñar las entrañas de las tierras de pueblos originarios, convierte a los indígenas en mineros.


Las mujeres son las que han resistido el avance de la minería en la Gran Sabana, pero las retaliaciones y amenazas han sido tantas, que no podemos revelar sus nombres. Ellas nos contaron como una se levantó y expresó en una reunión “Vengo aquí a hablar como mujer, como madre del sector 7 porque me duele lo que estoy oyendo de nuestros capitanes. Hablo por el sector 7 donde vivo y allí no veo que la minería sea la gran maravilla que dicen. Allí veo contaminación de los ríos donde los niños ya no se pueden bañar y no podemos tomar agua. Allí veo paludismo y contaminación por mercurio, prostitución, asesinatos. Lo que dicen estos capitanes ni siquiera ha sido consultado a sus comunidades, no hubo consulta previa”. Si no bastan estas razones, lo que ocurre allí viola la Constitución, leyes de fronteras, aguas y la propia Ley de Pueblos Indígenas (LOPCI). 

Paraguay: La tierra en disputa. Extractivismo, exclusión y resistencia

Por Luis Rojas Villagra

Para las comunidades indígenas y campesinas tradicionales, la tierra es parte de sus vidas, de su tekoha, forma parte inseparable de su cultura, su lengua y sus costumbres. Sin ella pierden su identidad, su modo de ser, su propia existencia. En contrapartida, para las personas y empresas de cultura capitalista, ya desde los tiempos de la colonización hasta la actualidad, la tierra es solo un medio para generar ganancias, dinero, explotándola exclusivamente como un factor de producción, o especulando con ella como un bien intercambiable en el mercado, buscando un precio mayor en su venta del que se pagó en su compra. En esta concepción ideológica, la tierra es una mercancía sujeta a las leyes del mercado, y por tanto, destinada a quienes puedan pagar por adquirirla. En la etapa actual de la economía mundial, de crisis económica e incertidumbre general, la tierra se ha convertido en uno de los bienes más codiciados por los capitalistas, para resguardarse de los riesgos que existen en los mercados financieros altamente especulativos, y para explotarla, de forma a obtener las mayores ganancias en el menor tiempo posible, sin importar qué consecuencias tenga esto en las poblaciones y la naturaleza. La crisis económica mundial desencadenada en el 2008, ha hecho que una astronómica cantidad de capitales se dirija al sector de los agronegocios y la compra de tierras, con lo cual los precios de las tierras y demanda de las mismas se han exacerbado exponencialmente. 

Colombia: Por la ruptura, la libertad y la anarquía





















Un grupo anarquista anónimo de Bogotá

Hemos querido aprovechar uno de los eventos más significativos en el proceso histórico del anarquismo y en general, de los acontecimientos revolucionarios. El nacimiento de Miguel Bakunin y su respectiva militancia en el campo ácrata ha configurado no solo su importancia política y su enorme contribución teórica, ideológica y práctica a este movimiento. En efecto, es innegable el papel de Bakunin en la difusión del pensamiento anarquista a nivel mundial y los esfuerzos para la constitución de grupos y organizaciones a lo largo de la segunda mitad  del siglo XIX en toda Europa.

Tras la conmemoración de su nacimiento, hemos optado por concretar una acción  propagandística, pero a su vez, como un resultado de diferentes análisis, reflexiones, críticas y debates, sostenidos entre algunas personas afines al anarquismo en Bogotá.

Desde esta perspectiva, esta acción por sí sola no refleja ninguna certeza ni verdad sobre el accionar anarquista; al contrario, creemos que evidencia un proceso de problematización anclado en diferentes factores que han impedido la consolidación del anarquismo como propuesta política real y concreta en nuestro contexto.

Algunas de estas problemáticas son referidas a los procesos de cualificación política que imposibilitan el sostenimiento ideológico de la propuesta anarquista en escenarios reales, el voluntarismo individual como factor inoperante en las acciones de grupos y colectivos que deforman las percepciones de la autonomía o la libertad personal, reflejando dificultades para asumir compromisos y responsabilidades. Ciertamente, en conexión con lo anterior, el crecimiento de formas grupales o de asociación que carecen de desenvolvimiento anárquico, y expresan relaciones de verticalismo y paternalismo, creyendo que el inconveniente es netamente cuantitativo (número de militantes o adherentes) o de concreción y número de actividades llamadas libertarias, convirtiéndose en formas partidistas, algunas de ellas, cayendo en campos políticos contrarios al anarquismo.

Llama la atención en estas problemáticas el hecho mismo de las tendencias crecientes sobre el individualismo anárquico, que en términos reales tienen más conjunción y afinidad con tendencias como el liberalismo y que muchos de ellos, buscan protección bajos guetos contraculturales o básicamente en espacios musicales, donde se exponen formas políticas por fuera de las propuestas sociales revolucionarias, tan fuertemente construidas en los proyectos de Bakunin o Kropotkin. Vemos como en algunos espacios —como afirmaba Bookchin— el anarquismo “pasará a formar parte del vocabulario burgués chic del siglo XXI: travieso, rebelde, despreocupado, pero deliciosamente inofensivo”.

Atendiendo a lo anterior, hemos querido como grupo anarquista seguir problematizando nuestros propios quehaceres políticos, que no solo finalizan en lo endógeno, sino que en lo exógeno se dificultan aún más, pues los anarquistas hemos sido miopes en las lecturas coyunturales y estructurales de nuestro entorno, siempre hablando y juzgando desde la panacea ideológica, lugar cómodo, inactivo y poco propositivo.

En este sentido, optamos por no firmar este comunicado, con el fin no solo de que nuestras acciones permanezcan en el anonimato, sino también por el hecho de evitar siglas y nombres vacíos de contenido y las respectivas tipificaciones dentro de algunos grupos.

Para finalizar, resaltamos esta pequeña acción como un simbolismo —una excusa tal vez— para profundizar en discusiones que posibiliten crear formas de acción política de carácter anarquista en nuestro contexto social, y efectivamente, seguiremos realizando acciones, discusiones, polémicas y problematizaciones que contribuyan en el ejercicio crítico de nuestra postura, de nuestra ideología, forjando caminos de ruptura, creando infinitos de libertad.

[Tomado de http://es.contrainfo.espiv.net/2014/06/24/bogota-colombia-por-la-ruptura-la-libertad-y-la-anarquia/.]